viernes, 17 de febrero de 2017

El viento




Me vacía el viento de esencias perennes,
me miente el oído y me inunda
el tacto; me arrastra la vista
en su incoloro
capricho de trastadas fugaces;
me extraña en su memoria
de futuro incierto y me mece
en su hondo abrazo a lo volátil.

Me despoja de mí a un punto
que me priva de saber
si agradecérselo.

4 comentarios:

  1. Deja fluir el viento hasta un jardin de rosas y helicopteros y fundete con la esencia antigua :p

    ResponderEliminar
  2. ¡Ya pocos jardines se hacen así! En mis tiempos... ;)

    ResponderEliminar