lunes, 13 de febrero de 2017

Tras el bedelio

 


Entre azares de frágil estampida
y embozadas en brillos suplicantes,
trastabillan ajados caminantes
contra briznas de tierra prometida.

Enseguida comienza la batida
de avizores y sórdidos rumiantes
que devoran ahoras en los antes
y durantes en fe sobrevenida.

Despojados de ornatos apremiantes
culebrean cetrinos evangelios
a los pies de medrosos peregrinos.

Mas purgado el camino de bedelios,
se confiesan sus cojos Rocinantes
aludidos gigantes y molinos.



2 comentarios:

  1. Creo que es tu poesía más críptica hasta la fecha... ¡sencillamente genial! tienes el arte de los antiguos

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias Wher =)
    Aunque no estoy muy seguro de que se bueno ese cripticismo. Si al final no llega un mensaje (aunque sea un mensaje equivocado) poco estoy haciendo... pero el caso es que me gusta esta forma de escribir

    ResponderEliminar