sábado, 22 de julio de 2017

Son tantas...



Son tantas
las palabras que urgen,
las huellas
que se van con prisa,
que surgen de la piedra
con sonrisa vieja,
que entierran
de brisa alocada
la vorágine de salvas
dedicada al ocaso,
que acaso alguna mota
comprende,
aferrada su esencia
a la ausencia perenne.

Son tantas...
que frecuento los lechos
donde sueña la nada
bañada de alivio,
y amante
reposo en su pecho
el olvido borroso
de las olas que tornan
la arena en espera.


Relacionadas:

domingo, 9 de julio de 2017

Consecuencia del aire


Sentí el cobijo de la savia
enraizando en mi venas
de arena, templando
mi sangre entre viejos
conocidos de las aves
nocturnas.
Bullen sus brazos repletos
de orfebres por reflejo
innato, valedores casuales
de un manantial perenne
de oxígeno novicio.

Llegué con la demanda
del viento, y sumergido
en su ofrenda me devuelvo
como la pura consecuencia
del aire.


Relacionadas:

martes, 4 de julio de 2017

Mi colchón bisoño



Ayer desperté siendo
deseo en el poema breve,
donde quieres tan de corrido
que en la senda de las artimañas
se enmaraña la pluma alelada
por el tallo de algún verso suelto.

De noche le di la vuelta
a mi colchón bisoño,
por lo que hoy comandan
los pies que amanecen
brincando en la almohada.


Relacionadas: