sábado, 16 de enero de 2016

Reuniendo a la tripulación




Anhelos estrangulados.
Desidia indisimulada
por brazos apolillados.
Salitre en vuestra mirada
de gloria deshidratada,
de sables que por costumbre
cubrían de vil herrumbre
la sangre antagonizada.

La negra ya ha sido izada.
Ya aguardan los camarotes
la vuelta del camarada.
Febriles tras sus barrotes
ya imploran los galeotes,
clamor en la mar impía
que acoge nuestra homilía,
mis paganos sacerdotes


Relacionadas:

10 comentarios:

  1. Caramba! Un poema estremecedor...
    Gracias por tu generoso comentario y un gran abrazo con mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Antonio, es para mí un honor sincero que visites este blog.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Suerte encontrar el puerto de origen
    en edición pirata.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, una suerte muy agradecida

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Mucho mejor que la canción del pirata, ¡esta tiene vida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es ser generoso y lo demás cuento, pero muchas gracias ;)

      Eliminar