sábado, 16 de enero de 2016

El río que nos compone



            Pacientes rocas aguardan
            en el lecho del río
            que nos compone.


Las aguas, indómitas,            
trazan cabriolas en los rápidos,            
se envalentonan en tormentas            
amansan en avezados cauces.            
Esparcen natural desorden,            
de fuerza desbordante y belleza longeva,            
 de peligro irremediable y germinante vida.            


            Mientras, resignadas, las rocas aguardan
            en el lecho del río
            que nos compone.
            Pasan las gotas y el tiempo
            descartando las enclenques y vanas,
            desnudando las más enraizadas
            amoldando las más implacables.


Mas las aguas, indemnes,            
discurren dulces y decididas            
perdiendo en baches e inanes desvíos,            
ganando en caudal y agallas,            
en anocheceres y despertares            
de luz reflejada y armónico arrullo...            

hasta tornarse, honestas,                         
cálidas como un milagro,                                      
en mar eterno.                                                   
                    

7 comentarios:

  1. Desprendes fuerza y pasión cada vez que escribes. Como siempre, una pequeña muestra de que las palabras son una inagotable fuente de pequeños tesoros. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Cris =) Este te pertenece

    ResponderEliminar
  3. Copión ;) pero me alegra tanto verte de nuevo por los mundos de Astralia que por esta vez pasa... jaja

    ResponderEliminar
  4. Increíble volver a pasar por aquí, no dejes de escribir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Procuraré no hacerlo, seguimos en contacto =)

      Un abrazo

      Eliminar