lunes, 6 de noviembre de 2017

Coincidencia



Se divorcia la fe de la indigencia
abrazada en conatos redentores
de pecados carentes de deudores
por su exigua o nonata consecuencia.

Se extravía la imberbe reticencia
a la ausencia de sombra en los albores,
que ataviados de miel y de rubores
desarropan la incólume invigencia.

Liberado del dogma recitado
se desprende el lastrado cautiverio
adherido a la fausta coincidencia,

y se muda el profeta retirado
- cautivado - al exótico hemisferio
donde impera prudente la imprudencia.


Relacionadas:

2 comentarios:

  1. Y cual gota en su más pura y nítida danza… bailan tus versos, sabios y certeros…

    Un placer leerte de nuevo, amigo.

    Bsoss, y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer tenerte de vuelta Ginebra =)

      Un abrazo!

      Eliminar