miércoles, 20 de enero de 2016

Crisálidas



¿Para qué servimos?
Juramos la pluma
a una sed rasgada
que amaña
verdades borrosas, miradas
con lupas de cristales
llovidos.

Tal vez en tinta seamos
crisálidas, gérmenes de un vuelo
que hoy por hoy
a esta oruga
                            se le escapa.

sábado, 16 de enero de 2016

Reuniendo a la tripulación




Anhelos estrangulados.
Desidia indisimulada
por brazos apolillados.
Salitre en vuestra mirada
de gloria deshidratada,
de sables que por costumbre
cubrían de vil herrumbre
la sangre antagonizada.

La negra ya ha sido izada.
Ya aguardan los camarotes
la vuelta del camarada.
Febriles tras sus barrotes
ya imploran los galeotes,
clamor en la mar impía
que acoge nuestra homilía,
mis paganos sacerdotes

El río que nos compone



            Pacientes rocas aguardan
            en el lecho del río
            que nos compone.


Las aguas, indómitas,            
trazan cabriolas en los rápidos,            
se envalentonan en tormentas            
amansan en avezados cauces.            
Esparcen natural desorden,            
de fuerza desbordante y belleza longeva,            
 de peligro irremediable y germinante vida.            


            Mientras, resignadas, las rocas aguardan
            en el lecho del río
            que nos compone.
            Pasan las gotas y el tiempo
            descartando las enclenques y vanas,
            desnudando las más enraizadas
            amoldando las más implacables.


Mas las aguas, indemnes,            
discurren dulces y decididas            
perdiendo en baches e inanes desvíos,            
ganando en caudal y agallas,            
en anocheceres y despertares            
de luz reflejada y armónico arrullo...            

hasta tornarse, honestas,                         
cálidas como un milagro,                                      
en mar eterno.