martes, 18 de marzo de 2014

Es aterrador



Se esfumó la música,
barrote del silencio.
Encontré entre mis manos
inservibles cadenas
de metal inepto,
angustiadas, titilantes,
por su reciente oficio
de enjaular incendios.

El etéreo coloso,
liberado e indolente,
fluyó desparramando
su presencia dilatada.
Impregnaba todo aquello
que el oído alcanza
de intangible corcho,
de carbón quemado,
de inquietud celosa.

Es aterrador el silencio,
porque aunque esté
                                 te deja    
                                         a solas
                                                         con la luz
                                                                         o su ausencia.