martes, 31 de diciembre de 2013

El hombre vela


Se revela maldito el personaje
por lacrante virtud malentendida,
y es que eterna pudiera ser su vida
si a la sombra rindiese vasallaje.

Coronando el romántico chantaje,
una mecha que no ha de ser prendida,
truco infame, mortal y ardiente herida,
redimida finando en luz su viaje.

Aspiró a quebrantar tal maleficio
derritiendo retinas indolentes
con fatídica y sacra llamarada.

Consumido en tan vano sacrificio,
precipitan sus sueños en pacientes
afluentes de cera chamuscada.

miércoles, 25 de diciembre de 2013

No ser tu poeta



Podría mudarme, como tantos otros,
a los ígneos ocasos,
a los fieros torrentes,
a las flechas gamberras.

Podría embaucarte, como es costumbre,
con canciones de faunos,
con arbóreas caricias
entre versos frondosos
de verdad emboscada.

Podría contarte historias
de piratas eternos,
quizá guardando en su cofre
de sangrados tesoros
el timón y el viento
de su vil galera.

Podría inventar un idioma,
o acaso recordarte
alguno ya oxidado,
para estudiar su forma,
para mentir sus frases
mientras criamos canas,
escondite insuperable
en inviernos perennes.

No es tan complejo, en realidad.
Podría encallar mi mano
en orillas de escuálida prosa
como rebelde vendetta,
que nunca podría
no ser tu poeta.